LA CAPITAL MUNDIAL DEL ARTE CONTEMPORÁNEO

2 GUGG

Parece pretencioso referirse a un punto geográfico como capital mundial de algo y más tratándose de arte, en esta opinión se presenta a la ciudad de Nueva York como la capital mundial del arte contemporáneo por los siguientes motivos:

A RAÍZ DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Nueva York en variadas actividades como los negocios, las finanzas, la moda, o el arte; ha sido meca y referente en el mundo. Y es que la ciudad en su historia ha reunido las condiciones para serlo, además de su impacto mediático y cultural, inmerso en la globalización y en el propio poderío de su nación. Pero esto no siempre fue así, anteriormente la meca del arte se consideraba en Europa, concretamente en París donde tuvieron proyección muchas de las llamadas vanguardias artísticas que definieron el llamado arte moderno característico de la primera mitad del siglo XX. Como todo cambio trascendental en la historia este fue producto de un gran sobresalto, la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) que dejó una Europa devastada, lo cual fue el detonante que propició que el polo del arte migrara a un campo fértil, Estados Unidos con la ciudad de Nueva York donde desde entonces hasta la actualidad ha sido foco de proyección, encuentro y legitimación del llamado arte contemporáneo que define nuestra época.

SONY DSC

La Gran Manzana

4 PICASSO

MECENAS Y SUS MUSEOS

La base que cimentó el arte en Nueva York esta quizás en sus importantes museos de arte que se fundaron, creados por visionarios de la cultura, mecenas que a través de infraestructura cultural y el apoyo a los artistas impulsaron lo que sería más tarde la nueva meca del arte. En 1870 un grupo de empresarios neoyorquinos crearon el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York (MET) albergando una vasta colección de arte antiguo proveniente de todo el mundo, así como una amplia colección de arte estadounidense de todas sus épocas.

En 1929 en pleno desplome de Wall Street, la matriarca de una de las familias millonarias neoyorkinas, Abby Aldrich Rockefeller, decidió fundar el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), albergando una de las colecciones más importantes en obras maestras de la historia del arte moderno entre ellas “Les Demoiselles d’Avignon” (1907) de Pablo Picasso, adquirida por el MoMA en 1939. Aunque si bien el MoMA nació originalmente para albergar arte moderno, con el tiempo también sus espacios dieron cabida al arte contemporáneo con la ampliación de sus instalaciones a través de los años, así como desde el año 2000 con la afiliación de un nuevo museo, el MoMAPS1 en Long Island (espacio que ya existía con otro nombre desde 1971) dedicado a impulsar las nuevas propuestas del arte contemporáneo.

En 1937 el empresario Salomón R. Guggenheim creó su museo, el Guggenheim de Nueva York para albergar su selecta colección de arte moderno, en 1959 se inauguró su actual edificio albergando además importantes exposiciones de arte contemporáneo. Posteriormente en los años la Fundación Guggenheim abriría exitosas sucursales por el mundo impulsando el arte contemporáneo, además de ser en sí mismos sus museos, modelos turísticos e inmobiliarios. En 1931 la acaudalada artista estadounidense Gertrude Vanderbilt Whitney fundó su propio museo, el Whitney Museum enfocado al arte Estadounidense, su actual edificio fue inaugurado en 1966. Mientras que en la actualidad se construye una nueva sede del Whitney Museum junto al rio Río Hudson de la que se tiene contemplada su apertura en 2015.

En 1977 la fundación Trustee Allen Goldring fundó el New Museum enfocado a las nuevas propuestas de arte contemporáneo, desde 2007 tiene su actual sede en el SoHo. En especial estos museos en la historia de Nueva York son los que han impulsando el arte de manera decidida, proyectando a los artistas internacionales y de alguna manera legitimando el arte de la época. Todos museos de la iniciativa privada, fundados por mecenas del arte que nos pueden recordar a lo que hicieran en este sentido los Medici del Renacimiento.

5 MUSEOS

GENIOS DEL ARTE Y SUS CONTRIBUCIONES

Otro de los aspectos que han llevado a Nueva York a ser la meca del arte contemporáneo, son los genios del arte que han llegado a la ciudad no solo a posicionar su obra, sino para crear y proyectar nuevos movimientos artísticos que han definido el arte contemporáneo. En 1915 en plena Primera Guerra Mundial (1914-1918) el artista francés Marcel Duchamp se mudó a Nueva York, de ello en una carta escribió: “No me voy a Nueva York, me marcho de París, que es muy distinto”, Duchamp en Nueva York vio el escenario perfecto para sentar las bases de lo que sería un movimiento artístico que definiría el arte contemporáneo, el “arte conceptual” con su primera obra “La Fuente” (1917) un urinario cerámico que presentó en una exposición en Manhattan el cual fue rechazado pero que luego se convertiría en un icono del arte, de ello se referiría más tarde: “Les tiré el urinario en la cara y ahora lo admiran por su belleza estética”.

En 1931 el MoMA dedicó una magna exposición al entonces ya reconocido Diego Rivera, abriendo así las puertas al arte latinoamericano en la escena internacional, sin embargo el mural que le encargaron los Rockefeller para su nuevo edificio corporativo a unos pasos del museo, en 1934 fue completamente destruido por presentar símbolos del comunismo. La esposa de Diego, Frida Kahlo fue otra de los artistas latinoamericanos que tuvieron gran proyección en Nueva York, Frida presentó exposiciones en la ciudad que la dieron a conocer en el mundo, fue inspiración para artistas surrealistas estadounidenses, fue un icono artístico altamente valorado por los medios de comunicación, incluso de moda como la influyente revista Vogue que la publicó en 1937, siendo así Frida una de las primeras “celebridades artísticas” apreciadas no solo por su obra sino también por la personalidad e imagen que proyectaba. David Alfaro Siqueiros también tuvo influencia en Nueva York aunque de una manera menos notoria, impartió clases de arte en un taller experimental donde tuvo como alumno a Jackson Pollock entre 1936 y 1937, a quien enseñó nuevas técnicas de la pintura, posteriormente Pollock desarrollaría la técnica del “action painting” encumbrándose como creador de la nueva abstracción o expresionismo abstracto.

Otro de los genios del arte fue Andy Warhol quien en 1948 se mudó a Nueva York trabajando primeramente como ilustrador de revistas, para posteriormente ser el creador de otro estilo que revolucionaría el mundo del arte, el “Arte Pop” que dio una nueva dimensión al arte mezclando la publicidad, el consumo, y el espectáculo. En especial estos artistas influenciarían a muchos más creando movimientos artísticos definidos con proyección internacional desde la gran manzana. Un ejemplo de esto es la exposición que en 2012 presentó el MET: “Regarding Warhol: Sixty Artists, Fifty Years” donde claramente se muestra la influencia de Warhol en los artistas contemporáneos internacionales más importantes hasta hoy en día.

6 GOLD

EL GRAN MERCADO DEL ARTE

Naturalmente como todas las actividades humanas el arte también se presta a su comercialización lo cual no lo aleja de su sentido artístico, Nueva York ha sido el entorno adecuado para la oferta y demanda del arte en los niveles más redituables gracias a su poderío económico, la infraestructura cultural y la presencia de los principales participantes del mercado del arte: las importantes galerías, las prestigiadas casas de subastas, los eventos artísticos anuales como las ferias de arte, los influyentes medios de comunicación en la materia y por lo tanto al ser el sitio de encuentro de coleccionistas y mecenas del arte, condiciones que lo convierten en uno de los mejores puntos de venta mundial del arte.

El poderío económico de la ciudad inició en el siglo XIX gracias a su privilegiada poción geográfica, al ser el principal puerto marítimo en el Atlántico, la entrada, salida y aduana con el comercio proveniente de Europa, además de sus ríos que comunicaban con las principales ciudades del interior. Desde el siglo XX Wall Street ha sido el centro financiero mundial, lo que en cuestión de arte lo podríamos equiparar con la actividad comercial que realizan las galerías de arte y las casas de subastas asentadas principalmente en el Midtown Manhattan, como la londinense Christie’s que en 2010 en su sede de Nueva York vendió un Picasso por 106.5 millones de dólares, o Sotheby’s funda en Londres pero comprada en 1983 por un empresario Estadounidense, que en 2012 vendió en su sede de Nueva York una versión de “El grito” de Edvard Munch en 119,9 millones de dólares. Además de las ventas millonarias que ocurren en la ciudad de obras de artistas contemporáneos como Andy Warhol o Damien Hirst.

7 EL GRITO

SONY DSC

El Midtown Manhattan.

EL CONTEXTO SOCIOCULTURAL ÚNICO

Sin duda otro de los aspectos que han posicionado a Nueva York como el centro mundial del arte contemporáneo ha sido su contexto sociocultural, producto de su ambiente multicultural, de avanzada, de la conjunción de procedencias e influencias internacionales que han hecho un ambiente cosmopolita único, donde el arte contemporáneo a tenido un campo fértil para su creación, proyección y legitimación. Desde el siglo XX Nueva York es también uno de los símbolos socioculturales que han influenciado o sido referente no solo en el arte, sino también en la música, la moda, el entretenimiento y el espectáculo gracias también a los medios de comunicación, la globalización y naturalmente por la influencia de la nación Estadounidense al ser una potencia mundial.

Como lo podemos ver, los movimientos artísticos desarrollados y proyectados en Nueva York desde la segunda mitad del siglo XX como el arte pop, la nueva abstracción y el arte conceptual hoy todavía tienen vigencia y son modelo y referente para artistas actuales de todas partes del mundo. Y aunque en diversos países en las últimas décadas han existido movimientos artísticos propios, estos no han imperado o influenciado en el resto del mundo en comparación a como lo ha hecho el arte surgido o proyectado desde Nueva York, un ejemplo de ello es en Alemania con la “Nueva Escuela de Leipzig” ya parte de la historia del arte, o los encuentros artísticos en diversas ciudades del mundo que han sido testimoniales o de un sentido turístico y no focos de proyección de nuevas propuestas o legitimación de un nuevo arte, como la exposición quinquenal Documenta en Kassel, la Bienal de Venecia o en lo comercial la feria de arte de Basilea considerada como “las Olimpiadas del mundo del arte”.

Con todo esto no se quiere decir que Nueva York deba ser el referente en el arte contemporáneo, solo se señala lo que ha sucedido, pero la historia cambia. Tradicionalmente lo que es considerado como lo más importante en la historia del arte ha surgido o ocurrido en el occidente del mundo, concretamente en Europa y Estados Unidos, como lo fue el arte clásico de la antigua Atenas, lo que sucedió en la Roma y Florencia del Renacimiento, el arte impresionista y las vanguardias modernas en París, el arte contemporáneo desde Nueva York; pero en un futuro ¿cuál será el nuevo polo mundial del arte? algunos ya lo visionan en algún lugar del oriente donde hoy ya se construye importante infraestructura cultural, se está dando un impulso sin igual al arte y existe un importante mercado del arte en acenso, entre ellos Los Emiratos Árabes Unidos con sus ciudades Dubái y Abu Dhabi, ó China con sus ciudades Hong Kong y Shanghái.

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

Skyline de Nueva York.

Textos y fotografías: @eescamillaa

Advertisements